Incineradoras en Dinamarca: un modelo que obliga a importar basura

El departamento de Medio Ambiente de la Diputación de Gipuzkoa ha tuiteado este miércoles que en Copenhage abrirán próximamente una incineradora con pista de esquí.

La noticia puede resultar curiosa, pero respecto al modelo danés, hay temas que probablemente interesarán más a la ciudadanía.

El periódico The Copenhagen Post –el único del país que se publica en inglés– explicaba en 2011 las dificultades y decisiones desagradables que tomaron los ayuntamientos daneses tras apostar por la incineración: el artículo titulado “Not enough rubbish to go around” (“No hay suficiente basura para todos”) destaca que varios ayuntamientos de Dinamarca necesitaban más basura de la que producían para alimentar sus hornos. En una huida hacia adelante, empezaron a importar residuos del extranjero.

Alemanes, depositen aquí su basura

Hace cinco años que Dinamarca quema en sus plantas residuos que no han producido sus habitantes, solo para hacer viable el modelo de negocio de las incineradoras. Es decir, puede que antes de que algún turista viaje a Copenhage con intención de ver la incineradora/pista de esquí, su basura ya haya hecho turismo en el país nórdico.

 Nykøbing Falster, localidad que tiene un número de habitantes similar a Mondragón, fue la primera ciudad en importar residuos: empezaron a traer basura de ciudadanos alemanes tras constatar que los habitantes locales no producían suficientes residuos como para mantener una infraestructura de este tipo.

Un empresario del sector califica la apuesta de “estupidez”

Según The Copenhagen Post, el problema es aún más grave en las zonas rurales de Dinamarca. Por ejemplo, la península de Jutland no tenía suficiente población como para hacer viable una incineradora. ¿Decidieron no construirla? Va a ser que no: pusieron en marcha planes para importar residuos desde Gran Bretaña.

“Habría que importar miles de camiones de basura para las nuevas plantas que quieren convertir los residuos en energía y eso ha provocado críticas sobre la inteligencia del proyecto”, dice The Copenhagen Post. Cinco años más tarde, los datos hablan por sí solos: el semanario Ingeniøren informa que, de las 26 incineradoras instaladas en el país, 20 llenan sus hornos con basura importada.

“Lo que va a pasar es una estupidez socioeconómica”, declaró Palle Mang al diario Jyllands-Posten. Es director de la compañía Nomi, una empresa que se encarga de gestionar residuos: “Para empezar, no hay basura suficiente para abastecer las plantas de incineración que están en marcha”. Y los planes para construir nuevas infraestructuras de este tipo no han parado desde entonces.

Después de que en Gipuzkoa se haya conseguido reducir de forma significativa la cantidad de residuos no reciclables gracias a la recogida selectiva, la comparación con Dinamarca pone una nueva pregunta sobre la mesa: ¿Traerán basura extranjera a Zubieta para que el horno disponga de suficiente material?

(Artículo publicado originalmente en euskera en el blog Zero Zabor de Argia: Erraustegiak Danimarkan: funtzionatzeko atzerritik zaborrak ekarri ...).

Visitas: 236

Iruzkina gehitu

Iruzkinak gehitzeko, Hernanin Zero Zabor(r)en partaide izan behar duzu.

Participar en Hernanin Zero Zabor

© 2017   Creado por HZZ.   Tecnología de

Ikurrak  |  Arazo baten berri eman  |  Términos de servicio