Manifiesto: Si tienes cabeza no quieres una incineradora junto a tu casa; si tienes corazón no la quieres junto a la casa de nadie

(Traducción del Manifiesto presentado por el Movimiento Contra la Incineración de Gipuzkoa, leído por Estitxu Eizagirre en Zubieta el 28 de febrero de 2016)

Si tienes cabeza no quieres una incineradora junto a tu casa; si tienes corazón no la quieres junto a la casa de nadie

Hoy la ciudadanía de Gipuzkoa crea más vida que hace cuatro años.

Un pequeño gesto cotidiano ha cambiado nuestra forma de ver la vida de cada día y lo que aportamos al mundo.


Ahora pensamos dónde depositar cada cosa y este gesto nos hace conscientes de muchos aspectos de nuestra vida. Sobre todo desde el momento en que comenzamos a separar los restos de nuestras comidas. Por ejemplo:

- Reparamos más en el valor de las cosas, eso de “usar y tirar” deja de ser un reflejo automático, y al comenzar a pensar dónde depositar cada cosa nos surgen nuevas preguntas: ¿De verdad que debemos desechar esto o es que aún podemos usarlo para algún fin?

- Ahora seleccionamos mejor los materiales y las cantidades. Sin necesidad de entender de Feng Shui, hemos descubierto que los cientos de componentes de plástico que nos rodean no son más que impedimentos para una vida cómoda y agradable.

- Arrugar los restos, deshacerlos, que se conviertan en estiércol y luego en tierra… son cosas de las que hablamos en casa, en la cocina o en el huerto.

- Este gesto nos dio más conciencia sobre nuestra forma de alimentarnos, porque el cubo del orgánico nos refleja a modo de espejo. ¿Cuántas frutas y verduras comemos? ¿Qué es lo que se nos estropea más a menudo?

- Al hacer la compra preferimos los productos sin embalajes, porque son los restos de embalajes los que más sitio nos quitan.

- Hemos conseguido que estas cuestiones hayan desbordado el ámbito de la cocina de cada familia para reclamar su protagonismo entre los grandes temas de la Economía y la Política.

- Ese gesto nos llevó al Auzolan, a la verdadera participación ciudadana: colaboramos con los ganaderos que recogen nuestros restos de comida, o con otras familias que comparten el compost colectivo, o con el empleado que nos aporta los restos de poda, con los horticultores que usarán nuestro compost como abono…

- Y al final, el ciclo nos devuelve lo más valioso que pueda haber en este planeta: el compost, el estiércol, el abono en forma de tierra vegetal, la más fértil que existe, la que vuelve a producir vida.

Una cuarta parte de la ciudadanía de Gipuzkoa avanza ya en un modelo de vida que garantice que TODOS y TODAS vivamos mejor, tanto las personas como la tierra. Cada día demostramos que es posible recoger de modo selectivo el 80% de los residuos que generamos y que somos capaces de seleccionar y gestionar nuestro residuo orgánico.

Ese pequeño gesto cotidiano está transformando nuestros modos de consumir y de vivir. Es por eso que el monstruo de la Incineradora no nos aterroriza, porque le miramos a la cara y le decimos con una sonrisa: “No tienes sitio en nuestras vidas. ¿Para qué sirves, Incineradora? ¿Para encadenar por el cuello a nuestras hijas e hijos con una deuda pública de 500 millones? ¿Para poner en riesgo la salud de la ciudadanía? ¿Para promover la cultura de más consumismo y del usar y tirar? ¿Para que siga creciendo sin control esa basura que despreciamos y odiamos tanto? ¿Para traer más basuras desde otros territorios en camiones que atasquen nuestras carreteras, con el fin de que no falte qué quemar en los hornos? ¿Y todo para que nuestra tierra, en lugar de ser creadora de vida, sea una mera mercancía para la especulación y el negocio del cemento? ¿Para qué sirves tú, Incineradora?”.

Con ese gesto de cada día avanzamos por un camino mucho más enriquecedor que el que nos ofrece la Incineradora, y no hemos hecho más que empezar. Porque queremos dar nuevos pasos:

- Queremos seguir reduciendo las cantidades de residuos que generamos cada persona. Deseamos que todos los alimentos que llevamos a nuestras casas sean saludables, así como que todos los objetos que llevamos puedan ser reciclados-digeridos por el planeta.

- Deseamos ser soberanos en la gestión de los ciclos de la vida.

- Queremos promover una economía circular respetuosa con la tierra y beneficiosa para todas y todos.

- Queremos una gestión pública responsable y transparente abierta al Auzolan, a la participación ciudadana.

- Queremos, en fin, crear una tierra viva a partir de los alimentos y objetos que necesitamos para vivir, y no queremos crear nubes y residuos tóxicos que pongan en riesgo nuestra salud y la salud de la tierra.

Porque ya una cuarta parte de la ciudadanía de Gipuzkoa muestra en la práctica que…

Si tienes cabeza no quieres una incineradora junto a tu casa; si tienes corazón no la quieres junto a la casa de nadie.

Visitas: 52

Iruzkina gehitu

Iruzkinak gehitzeko, Hernanin Zero Zabor(r)en partaide izan behar duzu.

Participar en Hernanin Zero Zabor

© 2017   Creado por HZZ.   Tecnología de

Ikurrak  |  Arazo baten berri eman  |  Términos de servicio